Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sociologia’

claude_levi-strauss1Los 100 años del padre del estructuralismo

El antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, considerado uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX y el padre del enfoque estructuralista de las ciencias sociales cumple hoy 100 años de vida.

Lévi-Strauss, nació en Bruselas el 28 de noviembre de 1908 en el seno de una familia judía. Su padre, un judío agnóstico de origen alsaciano le educó en un ambiente artístico, aunque el joven Claude terminó cursando estudios de Derecho y Filosofía en la Sorbona de París.

En la jungla brasileña entre los Bororo y los nambikwara
Durante un tiempo ejerció como profesor de Filosofía hasta que recibió una invitación de Marcel Mauss, padre de la etnología francesa, para ingresar en el recién creado departamento de etnografía del l’Institut d’Ethnologie de 1926. Esta nueva vocación “le llevó a aceptar un puesto como profesor visitante en la universidad brasileña de Sao Paulo, de 1935 a 1939, estancia que le posibilitó llevar a cabo trabajos de campo en el estado amazónico de Mato Grosso y en la Amazonía. Allí realizó estancias esporádicas entre los bororo, los nambikwara y los tupi-kawahib, experiencias que le orientaron definitivamente como profesional de la antropología, campo en el que su trabajo aún hoy “sigue siendo válido para la mayoría de los antropólogos.”

Luego de su experiencia en Brasil regresa a Francia en 1939. Tras la rendición francesa durante la Segunda Guerra Mundial, logra huir y se traslada a Estados Unidos en donde trabaja como profesor visitante en la New School for Social Research de Nueva Yok. También por un breve espacio de tiempo ocupó el cargo de agregado cultural en la embajada francesa en Washington.

En los Estados Unidos y la publicación de Tristes Trópicos

En los Estados Unidos, a lo largo de la década de 1940 y 1950 desarrollo una fecunda e importante labor intelectual en prestigiosos centros de investigación y universitarios del país. Su consagración en Francia vino en 1955, tras la publicación de su libro Tristes Trópicos. Su obra maestra es un recuento de su periplo como expatriado francés durante los años 30. Tristes Trópicos “esencialmente es una novela de viajes en la que se combina la bella prosa de Lévi-Strauss con sus deslumbrantes meditaciones filosóficas y su análisis etnográfico de los pueblos de la Amazonia” y de no haber sido por que toda la obra se basa en hechos reales le hubiese hecho ser merecedor del Premio Goncourt .

De vuelta a París, “fue nombrado director asociado del Museo del Hombre y se convirtió después en director de estudios en la École Practique des Hautes Études, entre 1950 y 1974, trabajo que combinó con su enseñanza de antropología social en el Collège de France, hasta su jubilación en 1982, al tiempo que dirigía el Laboratorio de Antropología Social”. Desde 1973 es miembro de la Academia de Francia.

La teoría de la alianza

Levi-Strauss es considerado el padre del enfoque estructuralista de las ciencias sociales, ” que ha influido de manera decisiva en la filosofía, la sociología, la historia y la teoría de la literatura” a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.   La amplitud y complejidad de su obra le convierte en heredero intelectual de Émile Durkheim, de Mauss, de Karl Marx, de Sigmund Freud, de la lingüística de Ferdinand Saussure y Roman Jakobson, y el formalismo de Vladimir Propp.  Todos estos intelectuales tendrán una notable influencia en las aportaciones más decisivas de su obra que se pueden resumir en tres grandes temas: la teoría de la alianza, los procesos mentales del conocimiento humano y la estructura de los mitos.

En cierto modo, Levi-Strauss a sus cien años se asemeja a un hombre del Renacimiento. El prestigioso intelectual goza de buena salud y se mantiene lúcido, a pesar de su longevidad y de la intensa actividad intelectual que ha desarrollado por más de setenta años. Lleva varios años retirado de la investigación y la docencia , pero de vez en cuando publica algunas de sus reflexiones sobre el arte, la pintura y la poesía. Levi-Strauss toda su vida ha sido un apasionado de la música, la geología, la botánica y la astronomía. En  2008 coincidiendo con su centenario tendrá el privilegio de ver alguna de sus principales obras publicadas en la mítica Bibliothèque de la Pléiade, un honor que muy pocos intelectuales han podido disfrutar en vida.

Anuncios

Read Full Post »

La geografía del miedo

Ayer comentaba que en su articulo Miguel Mora, “Vivimos atrapados en el miedo” hace alusión a un estudio sobre el miedo realizado por Censis el cual ha sido presentado en una de las jornadas de la Cumbre Social del Miedo de Roma. Según este estudio podemos afirmar que existe un “ranking del miedo”. En el primer lugar de las causas de inseguridad actual se sitúa la tecnología. En segundo lugar, esta el miedo al terrorismo, y luego, en tercer lugar se sitúan “otros miedos ancestrales, como la muerte y el sufrimiento físico o psíquico por muy diversas causas.”

De otra parte, también se desprende que hay una “geografía del miedo”, pues en cada ciudad hay ciertos factores o condiciones físicas, económicas y sociales que influyen de manera notable en los motivos de los temores de sus habitantes. Esto hace qué la causas del miedo varíen en cada ciudad, por ejemplo en “Tokio la mayor inquietud son los terremotos (16,1%); en Pekín, las catástrofes naturales (15,4%); en Bombay los accidentes (23,6%), y en París, como en Roma, el miedo es a sufrir daños físicos (23%). En Moscú se teme la pérdida del trabajo y la autosuficiencia (20,4%), y a ser víctima de crímenes o violencia (19%). Mientras, en El Cairo manda el temor a perder seres queridos (23,4%) y a quedarse rezagados en los avances sociales (17,2%).”

En la encuesta aparecen “casi empatadas con la violencia física, la exclusión, la marginalidad, y la posible pérdida de la posición social como factores de incertidumbre.” En los casos de aquellas ciudades localizadas en paiíes en que el Estado es débil o falta un Estado social la conclusión es de que “cuanto más pobres, más miedo”. Por ejemplo, este hecho provoca que en el caso de los habitantes de Nueva York, ellos teman “más a no ser capaces de mantener su estilo de vida (17,2%) que a los atentados terroristas (16,6%) o a un conflicto internacional (14,6%)”. En ciudades como Sao Paulo, en donde la seguridad ciudadana es muy la alta debido a los altos índices de criminalidad, “la gran causa de inseguridad es el dolor físico (24,8%), seguida de la miseria (19,8%).” No obstante se percibe un aumento de la violencia terrorista y xenófoba entre los nuevos fantasmas contemporáneos, a los habitantes de estas ciudades les produce más miedo “la disminución del nivel de protección social y la pérdida de valores como la solidaridad”.

También la encuesta señala entre sus hallazgos que hay otros factores que aumentan la incertidumbre entre ellos menciona factores como: “el progreso, el cambio climático, la falta de límites éticos y la globalización”. De media, un 54,3 % de los habitantes urbanos está asustado ante la tecnología. A pesar de que muchos de los encuestados temen a la ciencia, “el 41,2% la considera un “mal necesario”, más un coste a pagar que un valor; y tan solo el 13% tiene miedo de ella porque teme las consecuencias. “

El miedo como ideología…
Durante las jornadas de discusión “los asistentes a la cumbre han tratado de desmontar las trampas del miedo, mostrándolo como un camino peligroso e inútil, como un demonio que alimenta (y es alimentado por) el autoritarismo y la mediocridad. En el fondo “la gente sabe bien quién cabalga el miedo, quién saca tajada de él”. El 29,5% de los encuestados considera que los políticos para generar consenso; el 25,7% cree que los terroristas para infundir pavor y un 20,4% opina que son los Medios para ganar audiencia.

Según las conclusiones del estudio de Censis frente a un discurso simplista “de unos y otros que intentan reducir el miedo a la categoría de problema de orden público: en donde “la criminalidad, inseguridad, violencia aparecen como los únicos factores determinantes hay que resaltar que resumen un problema de una complejidad mucho mayor”.

El artículo de Mora concluye con un fragmento de la presentación de Frank Furedi, de la Universidad de Kent. Furedi quién considera que “hay que ser conscientes de las medidas inútiles que nos complican la vida” debido a que muchas veces consiguen lo opuesto de los objetivos para las cuales fueron creadas y entonces lo que hacen es “alimentar la percepción de inseguridad”. En ese caso, las sociedades deben confrontarse con el hecho de que entonces “el miedo se convierte en una ideología absolutamente independiente de los riesgos reales”.

Read Full Post »

Una radiografía del miedo

El pasado 10 de octubre en el periódico El País en la sección: Reportaje fue publicado el interesante artículo de Miguel Mora, “Vivimos atrapados en el miedo” el cual presenta los hallazgos y conclusiones de una Cumbre Social sobre el Miedo celebrada recientemente en Roma. El propósito de dicha Cumbre que contó con la participación de numerosos expertos fue abordar el problema del miedo en la sociedad actual mediante un dialogo intercultural y pluridisciplinario que intente explicar, interpretar y buscar las raíces psicológicas y sociológicas para comprender nuestros miedos.

Uno de los trabajos presentados más llamativos son los datos obtenidos de una encuesta realizada por Censis mediante 5000 entrevistas entre los habitantes de diez grandes ciudades del mundo: Londres, París, Roma, Moscú, Bombay, Pekín, Tokio, Nueva York, São Paolo y El Cairo. Las edades de los participantes del estudio estaban comprendidas entre los 15 y 75 años.

Según los resultados de la encuesta se desprende que “Roma es la capital mundial del miedo, y Londres, la más optimista. En Londres y Nueva York, pese a los atentados terroristas, prevalece la confianza”. En el continente asiático, Bombay Pekín ejemplifican en gran medida la nueva realidad de la India y China como nuevos poderes emergentes en el escenario internacional: “el 65% de los chinos y el 83,3% de los indios se mueven entre la confianza y el entusiasmo”. El caso de Roma, resulta paradójico para los expertos pues la ciudad “encabeza las tablas de las ciudades más seguras del mundo”. Los malos datos pueden ser atribuidos, al clima de “emergencia de seguridad” lanzada contra inmigrantes rumanos y gitanos por el Gobierno de Silvio Berlusconi y por el alcalde de la ciudad, Gianni Alemanno. Según “Giuseppe Roma, director de la Fundación Censis, la razón del temor romano “es la nula adaptación de la ciudad al cambio generado por la inmigración en las ultimas décadas.”

¿Nos domina el miedo?
De acuerdo con los datos comentados por Mora resulta llamativo que “aunque el 90% de los habitantes metropolitanos declara que sufre al menos algún tipo de miedo, y el 42,4% siente un “miedo muy fuerte”, sólo un 11,9% afirma que es el sentimiento que describe mejor su actitud vital. Un 25% de los entrevistados se percibe con “incertidumbre”. Pero la mayoría muestra una actitud positiva.

La encuesta confirma también “que el miedo va por barrios, y por edades”. Tiende a ser un “un poco más entre las mujeres, y sobre todo entre los que tienen menos medios, menos cultura y más años”. Tampoco hace distinciones entre clases sociales o niveles educativos, pero también de los datos se desprende que existe una correlación entre el nivel de ingresos, cultura y educación pues “lo sufren el 8% de los que viven en familias acomodadas frente al 22,5% de los que provienen de origen humilde; el 27,5% de los que sólo tienen educación primaria frente al 10% de los que han recibido una educación superior”.

Read Full Post »

Definición de concepto: gentrificación

Según la Wikipedia: “El aburguesamiento, o gentrificación (del inglés, gentrification) es un proceso de transformación urbana en el que la población original de un sector o barrio depauperado y deteriorado es progresivamente desplazada por otra de un mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva y mejora.”

Origen del fenómeno:
La gentrificación comienza cuando un grupo de personas de un cierto nivel económico “descubren” un barrio que, a pesar de estar degradado y descapitalizado, ofrece una buena relación entre la calidad y el precio y deciden instalarse en él. Estos barrios suelen estar situados cerca del centro de la ciudad o contar con determinadas ventajas, como el estar situados cerca de polos de empleo, etc.” .

Algunas Implicaciones:
La gentrificación casi siempre tiene graves consecuencias para los habitantes originales del barrio. La llegada de los nuevos habitantes del barrio supone que poco a poco la población original será reemplazada y en muchos casos será desplazada hacia otros barrios degradados dentro de las ciudades o a los suburbios.

La dimensión del problema no solo es de carácter económico.
En la medida en que el barrio se pone de moda comienzan a subir los alquileres, y también el coste de la vida. Aumenta el valor de la propiedad, pero también la presión fiscal, pues suben los impuestos y otros de tipos de gravámenes que los empobrecidos vecinos muchas veces no pueden afrontar. En muchos casos se trata de viviendas y pisos de renta antigua cuyos propietarios cobran unos bajos alquileres y por ese motivo no realizan ningún tipo de reforma con el propósito de presionar a muchos inquilinos para que se vayan y entonces poder reformar y subir los precios.

Al final, a los vecinos antiguos no les queda otra opción que malvivir en casa semi-derruidas, malvender sus pisos antiguos y marcharse del barrio pues no tienen la capacidad para afrontar la carga económica que supone vivir el recién reformado barrio. Con ello se destroza, el tejido urbano y social de la ciudad, pues se destruyen los lazos afectivos y la identidad de comunidades cuyos habitantes han mantenido durante siglos como es el caso de muchas ciudades europeas.

Este fenómeno de especulación inmobiliaria en Madrid se ha producido en el barrio de Chueca y en las zonas de Bilbao, Latina, Opera, Santa Ana y Lavapiés.

Read Full Post »

Los bobos a manera de introducción (1)

“Las élites educadas imponen formas sofisticadas de consumo masivo a partir de finales del siglo XX, a la vez burguesas y bohemias, cuyas nota característica suele ser la preferencia por los productos exóticos, orgánicos o elaborados artesanalmente.

Burgués bohemio es una clasificación sociológica informal que describe a los miembros de un grupo social ascendente en la era de las nuevas tecnologías, caracterizado por su pertenencia funcional al capitalismo (empleados y empresarios de grandes compañías) junto con sus valores contraculturales “bohemios” y hippies.

Origen y desarrollo del término

Burgués bohemio fue originalmente una noción de “sociología cómica” introducida en el libro Bobos in Paradise: The New Upper Class And How They Got There del periodista David Brooks, publicado originalmente en el 2000. La contracción bo-bo es usada para describir a una categoría de personas conformistas pero tolerantes que consumen productos caros y exóticos. Su equivalente en español sería bu-bo.

De acuerdo con Brooks, si en el siglo XIX los artistas e intelectuales franceses iniciaron la revuelta bohemia contra el materialismo y la estética burguesa, esta nueva “clase social” pretendería fusionar ambas tradiciones. Pero si Marx identificaba a las clases sociales de acuerdo con su papel en la producción (propietarios de capital, proveedores de mano de obra), Brooks dice que los bu-bos se caracterizan por sus patrones de consumo.

Los burgueses bohemios son considerados como un refinamiento de algunos de los llamados yuppies pues sofisticaron sus gustos, ampliaron sus horizontes culturales y trataron de eludir la acusación de ser consumistas frívolos. De acuerdo con Brooks, los burgueses bohemios se caracterizan por mezclar el idealismo liberal de los años 60 y el egoísmo individualista de los 80, así como por sentirse culpables de consumir de manera frívola (por lo que prefieren productos exóticos importados, del llamado comercio justo u orgánicos).

El término tiene equivalentes similares en inglés, francés y alemán, entre otras lenguas.

En Francia, de acuerdo con Pierre Merle, la noción de «Burgués bohemio» apareció el 15 de junio del 2000 en un artículo de la revista Courrier International. (2) Tiene en ese país un sentido peyorativo que designa a un tipo de conformista: gente adinerada, normalmente parisina, políticamente correcta, simpatizante -en general- de la izquierda ecologista y de íconos revolucionarios como el Ché Guevara o el mayo del 68. (3) El cantante francés Renaud compuso e interpreta una canción dedicada a los bobos (bourgeois bohèmes) que reproduce los estereotipos que les son asociados en ese país europeo.

Los burgueses bohemios disfrutan de una vida bohemia sin las preocupaciones económicas que tienen artistas y “verdaderos” bohemios. Viven en barrios chic del centro de las ciudades (como el barrio du Marais en París, Soho en Nueva York o la Colonia Condesa en México, D.F.). También se les atribuye la gentrificación de los barrios populares cuando éstos se vuelven a la moda. (4) y (5).

Referencias

1. Toda la información relacionada con el concepto Burgués bohemio ha sido obtenida de la Wikipedia.

2. Pierre MERLE, Les Mots à la con, Mots & Cie, 2005, p.19.

3. Pierre MERLE, Ob. Cit., pp.19-20.

4. “la lutte des classes revient à Paris! Des bourgeois bohèmes à la segrègation”

5. Cahier supplement sur l`inmobilier à Paris, numèro 2851 de L`Express du 23 fèvrier au 1 Plantilla: er mars 2006. ”

Read Full Post »

Un anti-bohemio burgués en Madrid o el diario de un egotista.

El nombre de este blog surge como una crítica o reacción al estado actual de la cultura y la sociedad tras la irrupción de los “bobos”, los boheme-burgueois según fueron definidos a principios de esta década por Pierre Merle y David Brooks. A pesar de que estos dos autores en cierto modo tienden a situar a los “bobos” casi como los herederos espirituales-materiales de los yuppies. Para mi no solo son sus herederos espirituales-materiales, mas bien son una especie de mutación bicéfala de los yuppies y los hippies en esta era de la globalización.

Parafraseando a los posmodernos de finales de la década de los ochenta del siglo pasado una “nueva forma de sentir, ver, estar y de ser en el mundo” se ha instalado en el seno de las ricas sociedades post- industriales en las últimas décadas. Este momento coincide entre 1993 y 2002 con uno de los periodos de mayor creación de riqueza en la historia de la Humanidad. Pero no solo fue este el único momento, también en los años 60 en los Estados Unidos, algunos países de Europa y Japón se desarrolló un proceso de gran crecimiento económico y social que posteriormente tendrá sus repercusiones en la economía mundial.

El término “bobo” podría utilizarse para referirse a una gran cantidad de personas que hoy día tienen unas edades comprendidas entre los 30 y 65 años. Durante décadas, las filas de esta nueva “sensibilidad”, la de los “bobos” se estuvo nutriendo de una heterogénea amalgama de “conformes”. En mi opinión, entre muchos de los “bobos” existen una serie de elementos comunes que me hacen pensar que su origen es mucho más antiguo, y que su composición demográfica es mucho más amplia porque si vemos el origen de las personas que en las ultimas décadas terminaron en las filas de los “bobos” podemos incluir a mucha gente que formó parte o coqueteó con el movimiento hippie en los sesenta y setenta y que mas tarde renegó de sus ideales. A su vez, en los años setenta y ochenta se incorporan numerosos ex militantes desmovilizados de las organizaciones políticas vinculadas tanto a la izquierda como o la derecha del espectro político que tras la caída del bloque soviético se encontraran sin rumbo ideológico. También a numerosas personas con un alto nivel cultural, con pretensiones intelectuales, o con temperamentos artísticos pero que no lograron desarrollarlos hacia ninguna parte por que fueron absorbidos en una sociedad dominada por las fuerzas del mercado y el consumo.

En los últimos veinte años, a gran parte de estas huestes del “movimiento bobo” se les unieron jóvenes provenientes de las generaciones X, Y y los llamados Millennials, recién egresados de las universidades a quienes el momento de bonanza económica que se vivía en las sociedades occidentales les auguraba grandes promesas de futuro en el paraíso neoliberal que se avecinaba.

A sus cuatro pilares o paradigmas los llamare las 4 C`s del consumo: casa, coche, centro comercial, y crédito, fueron el señuelo para que alistaran millones de personas como voluntarios, a la vieja-nueva causa del mercado y el capital. Poco a poco casi todos optaron por aburguesarse y tras cumplir sus funciones como abogados, políticos, banqueros, gente del mundo del marketing y la cultura y de una larga lista de profesiones liberales o técnicas con su ingenio y codicia entre todos han ayudado a crear estos enormes engendros de especulación y explotación que se han llamado: la burbuja de las telecomunicaciones, la burbuja tecnológica o de las dot com, la burbuja inmobiliaria y la actual crisis financiera que con sus inciertas consecuencias se cierne sobre un mundo en donde la cultura se volvió hace ya mucho tiempo un burdo objeto de consumo o una mera pose para diferenciarnos del resto.

Todo esto que describo acontece en unas sociedades en donde el tedio, el morbo, el espectáculo, la falta de sensibilidad y de solidaridad se ha instalado como norma. En donde la educación y la cultura se han mercantilizado hasta el punto que las facultades de Derecho, Humanidades, de Políticas, Empresariales e Ingeniería son las grandes fábricas de “bobos” del futuro.

Este contradictorio fenómeno ha provocado que en nuestras sociedades post industriales vivamos instalados permanentemente entre la neurosis y el miedo, entre la novedad y la indiferencia; el tedio y la desmovilización extrema o los compromisos políticos efímeros light o “a la carta”. En donde no solo se ha fundido el consumo mas exacerbado e irracional, junto a fenómenos como “los nuevos ecologistas”, lo posmoderno, lo kitsch u hortera, lo “fashion”, lo “New Age”, lo banal, las fobias y lo teatral sino que todo esto coexiste de manera esquizofrénica en una curiosa amalgama junto con las ideas y conceptos mas sublimes que desde siempre han formado parte del acervo humano y que antiguamente formaron los motores y paradigmas de los cambios sociales y las luchas políticas como la libertad, la belleza, el amor a la naturaleza, lo espiritual, la solidaridad, la justicia y la paz.

Hoy día, en este escenario tan globalizado el concepto ciudadano en cierto modo ha sido reemplazado por el concepto consumidor como el principal actor y sujeto de derechos. Los habitantes de diferentes países en función de su adscripción como consumidores comparten los mismos derechos y privilegios más allá del lugar en que ubique su origen nacional, las condiciones sociales o democráticas de su país dando paso a una nueva categoría de ciudadano global. Si nos fijamos bien los centros de las grandes ciudades del mundo están llenos de esta categoría supranacional de personas que comparten los mismos valores, gustos estéticos y pertenecen a esta nueva clase social. En los centros de ciudades como: Nueva York, Boston, Los Ángeles, Washington D.C., San Francisco, Miami, Paris, Bruselas, Estocolmo Calcuta, Bangkok, Moscú, Sao Paulo, México D.F., Berlín, Londres, Madrid, Sydney, Hong Kong, Shanghai, Tokio cada vez, hay más personas conformes, desmovilizadas y satisfechas…todo eso a pesar de las duras imágenes que continuamente vemos de lugares como: Irak, Haití, Birmania, Darfur, los sucesos de París de 2005 o el Katrina. En cierto modo, en nuestras satisfechas sociedades todos parecemos “bobos”…

La verdad es que muchos “bobos” no son ni tan jóvenes ni tan viejos solo tienen mucho dinero, poco compromiso y mucho tedio pero recuerdan con suma nostalgia sus ideales traicionados de juventud y piensan que pueden volver a vivir esa época. Pero su condición de “bobos” y su falta de compromisos ideológicos serios se lo impiden. El transcurrir del tiempo les hace vivir todas sus contradicciones ideológicas entre ser y no ser, en un continuo y neurótico oscilar entre ser bohemios y ser burgueses.

Para concluir, la segunda parte del nombre de este blog es un juego y homenaje a tres obras literarias de dos autores del siglo XIX: Recuerdos de Egotismo y Las memorias de Henry Brulard de Stendhal y Las confesiones de un hijo del siglo de Alfred de Musset dos grandes autores, cínicos y críticos como los haya habido, que supieron retratar con fidelidad y precisión la decadencia de la burguesía y de los valores de la sociedad de su época…

En la nuestra, los “bobos” nos han invadido y están por todas partes… lo que no sabemos es quienes son “los nuevos amos sin rostros del mundo” y hacia donde nos llevan los tiempos que corren y las fuerzas del mercado… No todos queremos ser “bobos” pero lo cierto es que en nuestras consumistas sociedades occidentales algunos se han empeñado en que todos seamos “bobos” o al menos lo parezcamos…

Read Full Post »