Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘pueblos del Mediterráneo’

Uno de cada tres españoles tiene marcadores genéticos de Oriente Medio o el Magreb

sefardies11La revista científica ‘American Journal of Human Genetics’, publicó en su mas reciente edición los resultados de un estudio realizado en la península Ibérica por un equipo internacional de investigadores compuesto por científicos británicos, españoles, portugueses, franceses e israelíes. El grupo de investigadores que estuvo dirigido por el británico Mark Jobling de la Universidad de Leicester realizó un estudio genético entre 1.140 hombres de 18 poblaciones de la península y las Islas Baleares para determinar los orígenes genéticos de la población española.

Los resultados de la investigación son sorprendentes pues sirven para desmitificar ciertas percepciones históricas que establecieron unas visiones de claros tintes racistas, islamofobas o antisemitas en algunos momentos de la historia de España. Estas percepciones históricas ligadas a eventos de la historia de España como la Reconquista, la expulsión de los judíos y de los moriscos en 1492 han prevalecido durante siglos en amplios sectores de la población española y dejaron su particular legado no solo en aspectos como la limpieza de sangre o la conversión de judíos y moros, también en la huella genética de la actual población española. Pero ahora a raíz de este esclarecedor estudio se puede producir un interesante debate entre las pruebas científicas aportadas por genética y la historia, pues según las conclusiones del estudio “un 10% de la población actual tiene características genéticas propias de los habitantes del norte de África y un 20% de los judíos sefarditas”.

¿Como se realizó el estudio?
Para llegar a esta conclusión, los científicos comenzaron a trabajar en el 2000 en un estudio en donde recogieron muestras de 1.140 hombres de 18 poblaciones de la península y las Islas Baleares. El grupo de científicos llevaron a “cabo un análisis del cromosoma Y, únicamente presente en los hombres y que se transmite de padres a hijos”.

Según el doctor Calafell de la Uiversidad Pompeu Fabra, “la investigación se centró en el análisis del cromosoma Y porque no se recombina en la reproducción, lo que hace que sólo las mutaciones lo modifiquen, por lo que los científicos pueden determinar su orden de aparición”. Posteriormente, las muestras obtenidas se analizaron y se “compararon con las poblaciones de judíos sefarditas y de individuos del norte de África, que tienen la ventaja de ser muy diferentes a las poblaciones receptoras originarias de la Península Ibérica, por lo que su diferenciación es sencilla”. De este modo, llegaron a la conclusión de “que uno de cada tres españoles tiene ascendentes moriscos o judíos”.

¿Son confiables estos resultados?

De acuerdo con el doctor Calafell, “mientras que los datos obtenidos para el origen norteafricano apenas arrojan dudas metodológicas y parece plausible que un 10% de la población proceda de musulmanes norteafricanos llegados a la Península a partir del 711, los marcadores genéticos usados para distinguir a la población con ancestros sefardíes pueden producir distorsiones”.

Las razones esgrimidas por el experto se basan en el hecho de que los elementos genéticos que tiene la población de origen sefardí, también son “compartidos por otros pueblos de Oriente Medio desde Turquía hasta Líbano, con lo que en realidad, ese 20% de españoles que el estudio señala como descendientes de sefardíes podrían haber heredado ese rasgo de movimiento más antiguos, como el de los fenicios o, incluso, primeros pobladores neolíticos que llegaron al península hace miles de años”.

Por tal motivo, les aconsejo que si tienen la oportunidad consulten mi post del pasado 2 de noviembre,titulado: “Los fenicios desaparecieron hace mas de 2.000 años pero dejaron una profunda huella genética en los pueblos del Mediterráneo” en el cual comento los resultados de un interesante estudio hecho para determinar la huella genética de los fenicios sobre los actuales pueblos del mediterráneo. Dicho estudio también fue publicado en la edición del mes de octubre de la revista American Journal of Human Genetics

La genética y la historia
¿Cuál es en realidad el vestigio genético dejado por ocho siglos de presencia musulmana en España y muchos más de convivencia judía? En opinión de los autores del estudio la genética aporta algunas de las respuestas. Aquí puede que se encuentre una de las más sorprendentes revelaciones de la investigación, la correlación que existe entre la genética y la historia para contrastar datos históricos. Por ejemplo, los investigadores encontraron que la presencia de genes norteafricanos es mayor en la mitad occidental de España en las provincias de León, Salamanca, y Zamora, que en la mitad oriental de la península como en las provincias de Granada. De acuerdo con los datos obtenidos por el estudio “no hay evidencia de un gradiente sur-norte en los cromosomas norteafricanos. Más bien hay una divisoria entre el oeste (alta frecuencia) y el este (baja): la ascendencia norteafricana va de 0% en los Pirineos al 20% en Galicia y el 22% en Castilla noroccidental. Andalucía tiene uno de los índices más bajos.”

El aspecto mas interesante a efectos históricos según el artículo “es que ese dato concuerda perfectamente con los registros históricos. Tras la revuelta de los moriscos en el siglo XVI, la mayoría de ellos fueron deportados de sus lugares de origen en Granada y Valencia llevados al exilio al noroeste de España” por las ordenes de expulsión de moriscos ordenadas por Felipe III en 1609, que “diezmaron los guetos de Valencia y Andalucía, pero que poco pudieron hacer contra las dispersas e integradas poblaciones de Extremadura y Galicia”. Así que “quinientos años después, el genoma de los españoles lo demuestra: hay más descendientes de moriscos en la plaza de Salamanca que en el Albaicín granadino.”

En cuanto a los cromosomas de origen sefardí, a pesar de ser de una época más remota, aparecen distribuidos por el territorio español de forma más homogénea. Excepto en el noreste de Castilla, Cataluña y los Pirineos, en donde su frecuencia es muy baja. Estos datos revelan, según los autores, “un alto nivel de conversión, voluntaria o forzosa, impulsada por episodios históricos de intolerancia social y religiosa, y que condujo a la integración de los descendientes”. Hoy día, se supone que la población actual de sefardíes en todo el mundo es de unos dos millones de personas. Pero ahora sabemos gracias a los resultados de estudio que sólo los descendientes españoles de sefardíes suman más de ocho millones.

Estudios genéticos como esté que he comentado resultan muy esclarecedores para conocer sobre los grandes flujos migratorios, pero como vemos aún queda mucho margen para ampliar nuestro conocimiento. En un futuro próximo, se podrán realizar estudios similares para estudiar los efectos de las invasiones, migraciones y otros movimientos de población registrados en la historia del Humanidad como: la conquista y colonización de América por parte de los españoles y portugueses, la influencia demográfica de los incas sobre los pueblos andinos, la conquista española de las Islas Canarias; la repoblación de la ribera del Guadalquivir con personas del centro de Europa según fue ordenada Carlos V en el siglo XVI, la conquista inglesa de Norteamérica, la influencia de los pueblos gitanos en Europa, la llegada de millones de esclavos africanos a América o la masiva migración de millones de europeos a los Estados Unidos, Argentina, Canadá y Australia. Estoy convencido que muchos de esos trabajos resultaran decisivos no solo para desmitificar y esclarecer eventos históricos también para generar una nueva conciencia, una mayor solidaridad entre las personas y los pueblos del mundo mas alejada de estrechas percepciones racistas, nacionalistas y etnocéntricas.

Anuncios

Read Full Post »

Descubren la prueba escrita más antigua de la creencia en un alma separada del cuerpo

18soul_1902 “Yo, Kuttamuwa, siervo de Panamuwa, soy el que ha supervisado la producción de esta estela para mi mientras aún vivo. La coloqué en una cámara eterna y dispuse un festejo en esta cámara: un toro para Hadad (el dios de la tormenta), un carnero para Shamash (dios del Sol), y un carnero para mi alma que está en esta estela”.

Esta es la inscripción que ha descubierto en Turquía un equipo de arqueólogos de la Expedición Neubauer del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago. El descubrimiento arqueológico fue anunciado la semana pasada desde la sede del Instituto Oriental en Chicago por el Dr. David Schloen, arqueólogo y director de las excavaciones.

El importante hallazgo consiste de una estela de basalto de 1.700 kilogramos, de casi un metro de alta y algo más de medio metro de ancha. La estela contiene una inscripción escrita en luvita o luvio, la cual constituye la prueba escrita más antigua de la creencia en un alma inmortal separada del cuerpo. El descubrimiento se produjo el pasado verano en el yacimiento de Zincirli en la ciudad antigua de Sam’al, uno de los yacimientos más importantes de la Edad del Hierro del siglo VIII antes de Cristo.

El yacimiento de la antigua ciudad de Sam’al fue explorado por primera vez por una expedición alemana entre 1888 y 1902. El grupo descubrió las murallas de piedra y arcilla de la ciudad, así como las monumentales puertas que permitían la entrada al recinto. También numerosa cantidad de esculturas e inscripciones que en su momento constituyeron la primera evidencia directa de la influencia de pueblos indo-europeos sobre la aislada región.

Los trabajos de investigación en el yacimiento fueron abandonados por el grupo alemán en 1902 y no será hasta el año 2006, cuando el grupo de la Universidad de Chicago pudo continuar un proyecto de investigación arqueológica en la zona, en gran parte gracias a los donativos de la Fundación de la Familia Neubauer de Chicago. Hasta la fecha utilizando modernas tecnologías con sensores magnéticos han logrado hacer un mapa de todo el yacimiento para identificar los restos de estructuras sepultadas debajo del enorme recinto el cual que tiene una extensión de más de 100 acres. Los trabajos de investigación y excavación en el yacimiento se van a prolongar por espacio de siete años.

La estela dedicada al alma del oficial real Kuttamuwa

La estela fue descubierta en una pequeña habitación convertida en santuario mortuorio del oficial real Kuttamuwa, descrito en la inscripción como un ’siervo’ del Rey Panamuwa del octavo siglo antes de Cristo. Se descubrió en la parte externa de la ciudad amurallada en un área doméstica, probablemente la casa del propio Kuttamuwa, alejada de los palacios reales donde se habían descubierto inscripciones con anterioridad.

En la estela “Kuttamuwa aparece atractivo y con barba y alza una copa de vino en su mano derecha. Está sentado en una silla en frente de una mesa dispuesta con comida, simbolizando el bienestar que esperaba disfrutar en la otra vida.” A su lado se encuentra la inscripción, “esculpida de forma elegante que ordenaba a sus descendientes el deber regular de llevar comida para su alma. En efecto, en frente de la estela existían restos de ofrendas de alimentos y fragmentos de vasijas de piedra pulida del tipo representado en la mesa de Kuttamuwa”.

La estela es la primera de su clase en ser descubierta intacta en su localización original, lo que permitirá a los especialistas aprender sobre las costumbres funerarias y la vida en el siglo VIII antes de Cristo. En aquel tiempo surgieron grandes imperios en Oriente Medio, entre ellos: los israelitas y el fenicio.

Según explica David Schloen, director de la expedición, “la estela está en su condición casi original. Es única en su combinación de características pictóricas y textuales y proporciona por ello una importante incorporación a nuestro conocimiento del lenguaje y la cultura antiguos”. La estela fue realizada en una escritura derivada del alfabeto fenicio y en luvita o luvio un dialecto local semítico occidental similar al arameo y hebreo. El luvita o luvio forma una parte extinguida de la rama anatolia de la familia lingüística Indo-Europea y estaba estrechamente relacionado con el hitita.

El hallazgo puede provocar un gran debate científico y teológico

Se espera que esta semana, el Dr. Schloen y otros expertos que han trabajado en la investigación abunden en otros detalles del descubrimiento durante la conferencia anual de las American Schools of Oriental Research y de la Society of Biblical Literature que este año se celebra en Boston, Massachussets.

El hallazgo de es de “especial interés para los lingüistas así como para los estudiosos de la Biblia y la historia de las religiones ya que procede de un reino contemporáneo al antiguo Israel que compartía un lenguaje similar y características culturales” .

Los descubrimientos arrojan luz sobre las creencias religiosas durante la Edad del Hierro en torno a la vida después de la muerte. En este caso, en la creencia de que la identidad perdurable o ‘alma’ del difunto habitaba el monumento en el que se esculpía su imagen y sobre el que se registraron sus últimas palabras.

El hombre al que hacía referencia la inscripción probablemente fue incinerado, una práctica que los judíos y otras culturas evitaban por su creencia de la unidad de cuerpo y alma. Según la inscripción, el alma del difunto residía en la estela.

Read Full Post »

Phoenicians Left Deep Genetic Mark, Study Shows – NYTimes.com

Los fenicios desaparecieron hace casi 2.000 años pero dejaron una profunda huella genética en el Mediterráneo, es ese el mensaje que nos quiere trasmitir John Noble Wilford en su artículo del pasado 30 de octubre para el New York Times.  Wilford basa su artículo en los interesantes hallazgos de un estudio sobre el desaparecido pueblo fenicio que han publicado un grupo de expertos en genética en el último número de la revista científica estadounidense American Journal of Genetics Studies. El estudio en cuestión fue dirigido por Genographic Proyect, un proyecto de colaboración conjunta entre la National Geographic y la corporación IBM, que también contó con el apoyo de Waitts Family Foundation.  El grupo de expertos ha concluido que los fenicios no solo dejaron su huella histórica y cultural sobre los pueblos que hoy día viven en ambas márgenes de la cuenca del Mediterráneo, sino que también, a través del comercio y las migraciones dejaron su huella genética.

La estrategia del proyecto fue recoger muestras de material genético que fuera confiable y pudiese ser relacionado como pertenecientes al pueblo fenicio.  Para ello, no solo se valieron de muestras provenientes de yacimientos arqueológicos de los diferentes periodos a lo largo de los mil años en que se desarrolló su civilización y hegemonía por el Mediterráneo. También los científicos aplicaron nuevos métodos de análisis para detectar influencias genéticas en las históricas migraciones de población que sirvieron para una mejor comprensión de la movilidad y las migraciones humanas a lo largo del tiempo.

Los científicos recogieron muestras del cromosoma masculino Y, entre 1330 varones adultos que actualmente viven en 6 lugares en donde en el pasado estuvieron establecidos asentamientos y colonias fenicias.  Cada participante tenía que pertenecer a familias que llevaran como mínimo, 3 generaciones residiendo en el mismo sitio. Los 6 lugares seleccionados para el estudio están localizados en Chipre, Malta, Marruecos, la Margen Occidental (Palestina), Siria  y Túnez.

Las muestras obtenidas de este grupo fueron añadidas y contrastadas con otras 6.000 muestras obtenidas en el Líbano y otros 56 lugares de todo el Mediterráneo que ya habían sido utilizada en otros estudios genéticos. Posteriormente, todos los datos fueron comparados con los de pueblos cercanos que han realizado estudios genéticos similares pero que no tenían relación o vínculo con asentamientos fenicios.

A raíz del estudio, los científicos descubrieron que había un patrón genético asociado al pueblo fenicio, cuyos trazos podían ser diferenciados de otras migraciones históricas en la región tales como: los agricultores de la Edad de Piedra, los colonos griegos, o la Diáspora judía.  Las particularidades asociadas a los asentamientos y colonias fenicias permitió que se pudiese identificar un patrón genético asociado al pueblo fenicio, el cual se caracteriza  por la trasmisión por línea paterna de una variación del cromosoma Y entre todos sus descendientes.  Por tal motivo, este hallazgo genético ha permitido llegar a la conclusión de que en cada aula o salón escolar entre Chipre y Túnez hay al menos un niño en edad escolar que puede ser descendiente directo de los fenicios. También han encontrado de que, 1 entre cada 17 varones adultos en los actuales países del norte de África o del sur de Europa son descendientes directos de algún fenicio gracias a esta exclusiva característica genética.

El Dr. Wells, un experto en aplicar la genética al estudio de la migraciones y participante del estudio se muestra entusiasmado y señala que, “en el futuro se podrán realizar investigaciones similares para estudiar el influjo de las migraciones celtas por todo el continente europeo, las migraciones incas por toda la región andina de la América del Sur, la marcha de Alejandro Magno por todo Oriente Medio, Persia y la India; o el impacto multicultural de las migraciones a lo largo de la ruta de la Seda por Asia Central”.

Read Full Post »