Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Dia Mundial Alimentación’

Nuevos productos para “bo-bos”
Justo ayer que celebramos el día Mundial de la Alimentación escuchamos por doquier reiteradas llamadas a la solidaridad por parte de funcionarios de la ONU, organismos internacionales y ONG`s, con exhortaciones para que los gobernantes de los países ricos cumplan sus compromisos. Hemos visto que numerosos periódicos recogen sus opiniones, en donde nos advierten sobre la grave crisis alimentaria que se cierne sobre más de 900 millones de personas en el mundo y el escalofriante dato de que un 19% de la población mundial no tuvo comida para poder alimentarse a diario en el último año.

Esa es la terrible realidad que entre todos tenemos que afrontar y encontrar rápidamente una solución, la de que, uno de cada 5 habitantes del Planeta no tiene a diario nada que comer…Mientras tanto, más de uno en nuestras ricas, satisfechas y desmovilizados sociedades parece que ni ha leído ni escuchado el dato y vive en su particular burbuja e irresponsabilidad consumista comprando o vendiendo productos tan estúpidos y frívolos como el que aparece en la imagen.

Read Full Post »

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (1)

Cerca de 30.000 menores de edad fallecen cada día por la pobreza en el mundo. 800 millones de personas se acuestan con hambre cada noche y 1.200 millones viven con menos de un dólar al día. El primer Objetivo de los Desarrollo del Milenio es erradicar la pobreza extrema y el hambre.


La segunda gran meta que se plantea la comunidad internacional consiste en lograr la enseñanza primaria universal para poder acabar con una situación que mantiene a más de 130 millones de jóvenes analfabetos, que no saben leer ni escribir.


Se habla de la ‘feminización de la pobreza’. Las mujeres representan la mitad de la población mundial y suelen sustentar la organización familiar, sin embargo, siguen siendo un colectivo marginado. Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer es el tercero de los Objetivos.


Cada tres segundos muere un niño, (11 millones menores de cinco años), la mayoría por enfermedades prevenibles. Una buena atención, mejor nutrición y tratamiento médico podrían salvarlos. Así se plantea en una de las campañas que abogan por el cumplimiento de las metas: reducir la mortalidad infantil.


Las mujeres vuelven a ser protagonistas en el quinto Objetivo, con el que se pretende mejorar la salud materna. Aproximadamente 14.000 mujeres y jóvenes mueren por causas derivadas del parto, 99% de ellas en el Sur. Más de 500.000 mueren cada año por complicaciones durante el embarazo y el parto.


La lucha contra el sida, la malaria y otras enfermedades se ha convertido en el sexto combate en esta lista de finalidades para cambiar el mundo. Aproximadamente 8.000 personas murieron por día a raíz del sida en 2003. La malaria se cobra al menos un millón de vidas por año.


La pobreza en muchos países del Sur obliga a no respertar el Medio Ambiente. La penúltima gran meta se basa en garantizar la sostenibilidad ambiental. Los bosques están desapareciendo en todo el mundo, desplazando a los pueblos indígenas de sus hogares nativos y desarraigándolos de sus formas de vida.


La responsabilidad principal para el cumplimiento de los Objetivos es de los países pobres. Pero es necesario que los países ricos reduzcan las deudas o apliquen reglas de comercio más justas. El último objetivo es fundamental para que se cumplan todos: fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

——————————————————————-

(1) El siguiente esquema con los Objetivos de Desarrollo del Milenio ha sido reproducido en su totalidad, según fue publicado el jueves 16 de octubre en el periódico El Mundo con motivo del Día Mundial de la Alimentación.

Read Full Post »

¡Terminar con el hambre severa infantil solo cuesta 3.000 millones de euros!

A manera de reflexión

Hoy 16 de octubre, día Mundial de la Alimentación contemplamos llenos de incertidumbre el futuro de muchos pueblos y naciones, también con indignación ante la conducta de los gobiernos de los países ricos que han sido incapaces de asumir los compromisos contraídos por sus gobernantes. En los últimos días, numerosos periódicos españoles e internacionales se han hecho eco de las diferentes actividades programadas a lo largo de toda la semana por todo el mundo. Sin embargo, hay un titular que se repite en todos los medios, “el problema del hambre en el mundo empeora en lugar de mejorar, las cifras hablan por si mismas ya son 923 millones las personas que pasan hambre en el Planeta”.

Se trata de un fracaso con mayúsculas de la Comunidad Internacional que había declarado “la guerra de los alimentos” y había situado la erradicación del hambre en las agendas internacionales, como una última oportunidad para acercarse al primer Objetivo de Desarrollo del Milenio. Hoy, a pesar de la importancia de la celebración parece que muchos gobernantes tienen “amnesia” y sus promesas siguen sin cumplirse cuando tan solo han transcurrido unos meses después de la Cumbre de la FAO en Roma o la del G-8 en Japón. Según denuncian varias ONG españolas en cuanto, al “llamado Partenariado Mundial para la Agricultura y la Alimentación iniciativa lanzada por Nicolás Sarkozy todavía no ha dado ningún fruto y los 500 millones de euros prometidos por el Gobierno español no aparecen por ningún lado.”

Hace unos días, ha informado la ONG Acción contra el Hambre durante la presentación del informe El hambre estacional, elaborado por el Observatorio del Hambre que, “los 19 millones de niños que padecen desnutrición aguda severa en el mundo podrían recuperar la salud si fueran invertidos 3.000 millones de euros en un tratamiento de emergencia personalizado”. Esta cantidad es 300 veces inferior a la cantidad que ha destinado la Unión Europea para el rescate del sistema financiero.

Según la opinión de expertos de numerosas “ONG, los datos del Banco Mundial y del Programa Mundial de Alimentos todos alertan de que entre 100 y 130 millones más de personas caerán en la pobreza sólo durante 2008.” Lo paradójico de esta situación es que de esa cifra, 75 millones pasarán a engrosar las filas de aquellos que pasan hambre en un momento en que la producción mundial de alimentos bastaría para que nadie sufriera por su carencia”. También el hecho de que un número considerable de las personas que pasan hambre en el mundo son agricultores empobrecidos, con reducidas cosechas, con difícil acceso a semillas de calidad, fertilizantes y materiales de labranza.

Read Full Post »

“La crisis deja en la cuneta la solidaridad”

Ese es el titulo que, hoy 15 de octubre utiliza Oriol Güell en su artículo de El País para describir uno de los efectos “colaterales” que tendrá la actual crisis del sistema internacional financiero.  En medio de esta danza frenética de billones de dólares y de euros, la ONU teme que se “reduzcan de forma sustancial” las donaciones que la Comunidad Internacional destina cada año como ayuda para al Desarrollo. Según fuentes de la propia organización la ayuda este año asciende a la cantidad de 76.000 millones. Sin embargo aunque dicha suma nos pueda parecer una cantidad considerable de dinero, si nos ponemos a calcular veremos que, “apenas llega ni a una décima parte de lo que los Gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea han movilizado en menos de tres semanas para salvar a sus instituciones financieras.” La cantidad invertida es de tal magnitud que según un responsable del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que en 2007 asistió a 86 millones de personas en 80 países, destaca que solo “con el plan de rescate del sistema financiero aprobado por Estados Unidos, el PMA podría trabajar durante más de 100 años”. ¡Entonces si el plan de ayuda europeo casi triplica al estadounidense, estamos hablando que este funcionario tendría presupuesto para trabajar por más de 400 años!

Según Güell, “la misma crisis que ha secado al sistema financiero internacional amenaza ahora con sumir en la más severa de las miserias a cientos de millones de personas en todo el mundo, que podrían quedarse sin la comida y la atención médica con las que sobreviven o ver como se desvanecen las herramientas básicas con las que tratan de engancharse al desarrollo económico”.

Atrás quedan las sesiones de fotos de los líderes del G-7 y sus ditirámbicas declaraciones para combatir la pobreza. Ahora que hay serios indicios de que los efectos de esta recesión se extenderán a todo el Planeta, se impone que los países ricos cumplan los compromisos y objetivos que se plantearon en su momento para ayudar a los países en desarrollo. En palabras de Pedro Conceiçao, del Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD),”en este momento, el mundo necesita más que nunca un liderazgo y compromiso fuertes”. Los gobiernos de los países mas desarrollados tienen que asumir su responsabilidad por que “esta crisis la han causado los excesos de los más ricos y sería desolador e imperdonable que acaben muriendo de hambre y enfermedades fácilmente curables millones de personas que ni siquiera han tenido la oportunidad de disfrutar de la bonanza económica de los últimos años”.

En la pasada sesión de la Asamblea General celebrada en septiembre el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, destacó que, pese al crecimiento económico de los últimos años,” los Gobiernos se han mostrado incapaces de cumplir los compromisos que asumieron en 2000 para erradicar la pobreza y el hambre en el mundo en 2015. El viejo objetivo de destinar el 0,7% de la riqueza nacional al desarrollo sólo es cumplido hoy por cinco países: Dinamarca, Holanda, Luxemburgo, Noruega y Suecia. Las grandes potencias, con EE UU a la cabeza, cada vez están más lejos de conseguirlo: Washington sólo llega al 0,16% y Japón, segunda potencia económica, el 0,17%.”

La realidad es que ante esta crisis los Gobiernos, los filántropos y muchas otras instituciones terminen reduciendo sus donativos. Frente a ese posible escenario sobre varias agencias de la ONU se cierne una amenaza real de reducción de sus fondos y de un aumento en el coste de las operaciones. Según datos de la FAO y de los Objetivos del Milenio de la ONU es vital que muchos programas se mantengan funcionando pues anualmente sirven de ayuda “a 923 millones de personas desnutridas en el mundo, para reducir la cifra de 58 millones de mujeres que este año habrán dado a luz sin asistencia médica o escolarizar a los 56 millones de niños de África y Asia que ni siquiera han recibido educación primaria.”

El mundo puede ser un “lugar inseguro e inestable”.
Nos señala Güell que la crisis sobreviene, además, “en un momento en que las cosas no estaban yendo todo lo bien que deberían en materia de cooperación”. Un informe publicado por la FAO en septiembre, “ya advertía que el alza de precios de los alimentos registrado en los dos últimos años ha aumentado el número de personas desnutridas en el mundo en 73 millones”.

Actualmente en el mundo hay otras graves crisis alimentarías pero en los medios de comunicación solo se habla de cuatro de ellas. Según expone Lali Cambra, hoy en el diario El País, “33 países del mundo, la mayoría africanos, se encuentran en una situación de hambre “alarmante” o “extremadamente alarmante”, según el Índice Global del Hambre, publicado por el Instituto Internacional para la Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés). Ella considera que, “la situación puede ser mucho peor, porque los datos se recopilaron en 2006, antes de la crisis del precio de los alimentos”.

Para el conjunto de todos estos países, las perspectivas de una mejora en la situación resultan un poco desalentadoras… En opinión de varios expertos, “la situación en Darfur se está deteriorando de manera lenta pero constante y en Somalia está prácticamente fuera de control. En Congo, las necesidades son apremiantes en Birmania la ayuda debe seguir a las víctimas del ciclón Nargis”. Las crisis de Darfur, Congo, Somalia y Birmania copan los titulares pero ¿qué sucede con Haití? o ¿Cuba? tras el paso de varios huracanes. En medio de la grave situación que confrontan estos otros países la Comunidad Internacional no debe hacer “apagones selectivos” con la informacion relacionada con sus respectivas crisis. Tampoco puede haber jerarquias a la hora de tratar cada crisis por que ninguna es mas importante que la otra…

Las palabras de Ariane Arpa, directora general de Oxfam-España resumen el reto que confronta actualmente la sociedad internacional, cuando señala que “las sociedades y Gobiernos desarrollados, tras años de vivir en la abundancia, no pueden dejar a cientos de millones de personas sin ayudas esenciales cuando las cosas se están torciendo. Ahora, más que nunca, es necesario mantenerse fiel a los principios de solidaridad”. Sus palabras cobran mayor pertinencia cuando mañana 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación.

Read Full Post »