Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Desnutrición’

Los 15 países del mundo con mejores condiciones sanitarias para vivir

Mercurio1Recientemente, la prestigiosa revista de negocios Forbes ha publicado en una de sus últimas ediciones digitales los resultados de un estudio que subvencionó para determinar cuales son los países del mundo con mejores condiciones sanitarias e higiénicas para vivir.

De acuerdo con los resultados obtenidos se desprende que el norte de Europa y América del Norte son las dos zonas de mejores condiciones sanitarias del mundo, pues 13 de los 15 países se encuentran en esas dos regiones del planeta. Si bien es cierto que existe un claro predominio europeo.

La lista, la encabezan como viene siendo habitual en este tipo de estudios: Islandia, Suecia y Finlandia. En cuarto lugar, se encuentra Alemania; Suiza en quinto; Australia en el sexto; Dinamarca en séptimo lugar; Canadá en octavo; Austria en el noveno lugar y Holanda en la décima posición. Cierran la lista, los Estados Unidos en la undécima posición; Israel en la duodécima posición; la República Checa en la decimotercera; España en la decimocuarta y Francia en decimoquinta posición.

¿Que hay detrás de las estadísticas?

Para determinar cuales son los países del mundo con mejores condiciones sanitarias para vivir se utilizaron los datos y estadísticas más recientes de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y de las diferentes agencias y organismos de la ONU. Solo se tomó en consideración para el estudio la información de 138 países cuyos datos estadísticos estaban completos. Esta es una de las razones por las cuales en la lista no figuran países como Mónaco, Noruega, Malta, Bélgica, Luxemburgo, Nueva Zelanda e Irlanda que dadas sus altas condiciones de desarrollo humano y social siempre suelen estar liderando este tipo de ranking. En el caso de estos siete países ninguno fue incluido en el estudio debido a que sus datos estaban incompletos por lo tanto esta ha sido de las principales críticas que le ha sido hecha al estudio.

Entre las estadísticas que se tomaron en consideración para elaborar el estudio figuran: los niveles de contaminación en el aire de las ciudades, el porcentaje de la población del país que tiene acceso a sistemas de agua potable de calidad y a sistemas sanitarios para aguas residuales, la tasa de mortalidad infantil, la tasa de frecuencia de casos de tuberculosis, la tasa de médicos de familia y de especialistas por cada 1000 habitantes, las tasas de mala nutrición o subalimentación de la población y la tasa de expectativa de vida para los hombres.

En cuanto los hallazgos del estudio destacan una serie de características que son comunes a todos ellos: aire limpio, las bajas tasas de enfermedades, la abundancia de alimentos y de agua de calidad. En definitiva, entre los hallazgos del estudio se percibe de manera contundente el hecho de que se puede establecer una correlación entre el nivel de riqueza, la disponibilidad de alimentos, las condiciones higiénicas y sanitarias, los niveles de contaminación, el acceso al sistema sanitario, la tasa de erradicación de enfermedades, los indicadores socio-económicos y las tasas de bienestar social alcanzadas por un país.

Por ultimo, los resultados de este estudio invitan a una profunda reflexión por que detrás de las estadísticas lo que subyace son los terribles efectos de la desigualdades que existen en el mundo. De un lado, vemos como los aproximadamente 700 millones de ciudadanos de estos quince países que apenas constituyen el 10% de la población mundial, disfrutan de mayores niveles de riqueza, disponibilidad de alimentos, aire y agua de calidad. También, disfrutan de servicios e infraestructuras que condicionan que tengan un mejor acceso a sistemas sanitarios y de servicios médicos; por ende a una mejor calidad de vida. De la otra parte, en el Planeta hay más de 2.000 millones de seres humanos que no tiene acceso a los servicios médicos más básicos, agua potable ni sistemas sanitarios ni siquiera a una alimentación adecuada. Mientras todo esto ocurre vemos como la meta de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) languidece tras la Cumbre de Doha y la desidia de la mayoría de los ciudadanos y los gobernantes de esos quince países que ahora están muy preocupados buscándole una solución a la actual crisis económica que afecta a sus economías.

Anuncios

Read Full Post »

INFORME ANUAL DE LA FAO

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha divulgado esta semana desde su sede en Roma su informe anual para 2008. El informe se titula “El estado de la inseguridad alimentaría en el mundo en 2008”.

Entre los hallazgos mas significativos del informe de este año destaca que, “la cifra de personas que son víctimas del hambre alcanza ya los 963 millones, lo que supone un aumento de 40 millones de personas respecto a 2007”. Según el informe, “la gran mayoría de las personas desnutridas en el mundo, 907 millones, vive en países en desarrollo”. El 65% de ellas se concentra en siete países: la India, China, la República Democrática del Congo, Bangladesh, Indonesia, Pakistán y Etiopía.

Por continentes, Asia que es el continente más poblado, es también el más afectado, pues allí viven cerca de 600 millones de hambrientos, que representan casi dos tercios del total. El resto de se encuentran en el África subsahariana en donde una de cada tres personas (aproximadamente unos 240 millones) sufre de desnutrición crónica.

Tal y como había señalado en mi post del pasado 26 de noviembre titulado, “El número de hambrientos en América Latina ha aumentado seis millones en sólo dos años”  la situación en Latinoamérica y el Caribe se ha agravado debido a la crisis de los precios de los alimentos. La región que había conseguido buenos resultados en su lucha de reducir el hambre, ha visto como ha vuelto aumentar el número de personas hambrientas, se calcula que el número supera los 50 millones.

Disparidad en las cifras
Según explica el propio informe hay disparidad en los resultados, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América utilizando una metodología diferente estima que “el efecto de los precios elevados de los alimentos ha generado un aumento de 133 millones de personas subnutridas en los 70 países analizados. Una distinción importante entre los dos enfoques para la estimación del hambre se refiere a la forma en que se calcula la desigualdad en la distribución de alimentos disponibles para el consumo humano. A diferencia de la FAO, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América utiliza un punto límite más elevado (y constante) para determinar el umbral del hambre; así, emplea un valor de 2 100 kilocalorías por persona y día, mientras que los valores de la FAO dependen de la distribución por edades y sexo en cada país, y oscilan normalmente entre las 1 600 y las 2 000 kilocalorías por persona y día.”

Las consecuencias de estas discrepancias en cuanto a la manera, en que se realizan las estimaciones son muy serias, pues si seguimos el criterio de los estadounidenses significa que la FAO, establece un número muy bajo en sus estimaciones. Por lo tanto, las cifras del incremento de personas que pasan hambre y las cifras totales son mucho más altas.

Un futuro sombrío
El informe tiene un tono bastante pesimista por que según la FAO, la situación va a empeorar por la crisis económica. Según el director general de la FAO, Jacques Diouf, el compromiso asumido en 1996 para reducir las cifras de personas hambrientas en el mundo a la mitad en 2015 corre el riesgo de “no poder realizarse antes de 2150″.

La situación es tan crítica que ya no se trata de que los precios de los alimentos bajen, se trata de hacer una reforma total que permite enmendar los “errores estratégicos” en el modelo en que se ha estado brindando la cooperación al desarrollo que no ha resuelto la crisis alimentaria en muchos países. Ahora más que nunca resulta necesario que se invierta más en un modelo que potencie la agricultura; que entregue semillas de calidad y fertilizantes de manera directa a los agricultores, que se construyan canales y sistemas de irrigación y de agua potable con el fin de aumentar la productividad. Sobre todo que también las decisiones y soluciones estén en manos de los agricultores y no solo en los despachos de los políticos locales, de las ONG o los burócratas de las organizaciones internacionales.

Aceptar el desafío
La FAO cree “firmemente que una inversión agrícola renovada que se centre en el desarrollo de los pequeños agricultores y el medio rural transformará la agricultura en un sector económico dinámico, y tendrá efectos positivos en la reducción de la pobreza. Para tener éxito, el aumento de la productividad agrícola debe ir acompañado de un aumento de la inversión en el desarrollo de mercados locales y regionales, así como de ajustes completos de las prácticas que distorsionan el comercio. Al mismo tiempo, tienen que adoptarse modelos sostenibles de producción agrícola con el fin de asegurar que las nuevas soluciones sean coherentes con las necesidades medioambientales a largo plazo”.

El liderazgo tiene “que desempeñar una función fundamental en cualquier respuesta de ámbito mundial. Los gobiernos nacionales deberían tomar la iniciativa, aunque necesitarán un apoyo y una cooperación más intensos por parte del sector privado, la sociedad civil, la comunidad humanitaria y el sistema internacional. Las implicaciones financieras relacionadas con la crisis y la respuesta son enormes, y requerirán importantes compromisos políticos y financieros de todas las partes interesadas. Las necesidades esenciales superan con amplitud la respuesta vista hasta ahora. El aumento de las asignaciones debería complementar los actuales niveles de financiación y no desviar los recursos lejos de otros importantes sectores sociales necesarios para cumplir los ODM, como la educación y la sanidad. Estas medidas y resultados sólo pueden lograrse a través de la colaboración en todos los niveles. La FAO seguirá prestando dirección y coordinación en este sentido, y continuará ayudando a los gobiernos nacionales y las comunidades afectadas para abordar lo que constituye un verdadero desafío mundial.”  (1)

——————————-

1- Tomado de las conclusiones del informe  “El estado de la inseguridad alimentaría en el mundo en 2008”, FAO (Roma), 2008, pagina 44.

Read Full Post »


Finaliza la Conferencia de la ONU para la Financiación del Desarrollo en Doha

La Conferencia de la ONU para la Financiación del Desarrollo que se estuvo celebrando desde el pasado fin de semana en Doha ha finalizado y a juicio de varias ONG entre ellas, la Plataforma Acción por la Salud Global culmina como “una gran oportunidad perdida” y “un gran fracaso”.  El motivo por el cual han expresado su gran decepción es el hecho de que la Conferencia de Naciones Unidas sobre Financiación para el Desarrollo sólo haya “alcanzado acuerdos en pequeños asuntos relativos a cuestiones técnicas sobre los recursos financieros, en vez de comprometerse a aumentar los fondos que se necesitan para cubrir las prioridades del desarrollo.”

Según señala Frazer Goodwin de la Alianza Europea de Salud Pública y miembro de Acción por la Salud Global, una de las organizaciones que componen esta plataforma, “Los donantes se tienen que implicar mucho más en los procesos de seguimiento y mantener sus compromisos de financiación si quieren cambiar esta situación” de lo contrario cualquier accion esta encaminada al fracaso.  Como ya señalaba hace unos días, el programa de la Conferencia se ha caracterizadó por la ausencia de los principales lideres mundiales y por delegaciones de bajo perfil.  Al final, el único jefe de gobierno que asistió a la Conferencia fue Nicolás Sarkozy en calidad de presidente de turno de la Unión Europea.  El presidente francés asistió a la sesión inaugural para exponer sobre el compromiso europeo sobre ayuda, pero se marchó ese mismo día y no participó en ninguna de las negociaciones posteriores.

En opinión de las ONG, esa falta de compromiso de los países más ricos hacia los más pobres y desfavorecidos se refleja en la versión final del documento que contiene las conclusiones de la conferencia. Consideran que ” el resultado de esta Conferencia no es un mensaje potente hacia los más vulnerables de este mundo, ni tampoco es un plan de acción integral para financiar sus necesidades más esenciales como el acceso universal a atención sanitaria”.

Una oportunidad perdida

Esta conferencia, señalan, “también se han dejado a un lado otros acuerdos internacionales relacionados con la misma, como los de Accra y la Cumbre sobre Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en Nueva York”. A su juicio, las respuestas a las crisis financiera, alimentaria, energética y climática no deberían oscurecer los enormes esfuerzos que se necesitan para cumplir los ODM. “Es una tragedia que millones de personas mueran cada año por enfermedades curables y por sistemas de salud que funcionan mal”.

Según Catherine Giboin, de Médicos del Mundo-Francia y miembro de Acción por la Salud Global “en Doha se ha perdido un momento histórico para conseguir cambios importantes. Las necesidades esenciales de la gente se deben poner en el centro de la financiación para el desarrollo.”

Read Full Post »

La OMS toma el pulso a la salud mundial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha divulgado esta semana en su sede en Ginebra, el Informe sobre salud global.  El documento, ha sido elaborado con los datos de las muertes producidas en 2004. Entre sus hallazgos destaca  que “las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en el mundo, aunque “al menos el 80% de los fallecimientos prematuros por esta causa podrían prevenirse a través de dieta, ejercicio y evitando el tabaco”.

El informe presenta las grandes diferencias sanitarias que dividen al planeta. Mientras que en “el Primer Mundo, además de los problemas de corazón, son los infartos cerebrales, el cáncer de pulmón, la neumonía o el asma las principales causas de fallecimiento, en los países más pobres siguen muriendo millones de personas por enfermedades infecciosas (el sida es la principal causa de mortalidad adulta) o a causa de diarreas.”

Según los datos de la OMS, “el Sida sigue siendo la principal causa de muerte en África, donde se producen nueve de cada 10 de las muertes infantiles debidas a esta infección y a la malaria. La mitad de los niños que mueren a causa de una neumonía o por culpa de una enfermedad diarreica también lo hacen en este continente.” En total, más de 10 millones de niños menores de cinco años fallecen cada año en el mundo; un 30% de estas muertes se deben a la malnutrición. Los autores del informe  recuerdan que “la mayor parte de los niños que mueren en el mundo podrían sobrevivir si tuviesen acceso a medidas simples y asequibles dentro de sus sistemas de salud.”  Por otro lado, “las complicaciones durante el embarazo o el parto son las responsables de la muerte de un 15% de las mujeres en edad reproductiva.”

El informe destaca, que en “África, sólo el 20% de la población llega a cumplir los 60 años, mientras que en el mundo industrializado la tasa alcanzó el 84%.  Precisamente este envejecimiento de la población en los países industrializados está contribuyendo al aumento de los casos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.”

Según la OMS, en todo el mundo, “los hombres de entre 15 y 60 años corren mucho más riesgo de morir que las mujeres de la misma categoría de edad. Esas muertes se deben sobre todo a las tasas más elevadas de cardiopatías, y a los traumatismos, especialmente los debidos a la violencia y los conflictos. Esta diferencia se mostró de forma mucho más pronunciada en América Latina, Caribe, Oriente Medio y Europa del Este.”

En base a los datos de 2004, la OMS ha elaborado unas proyecciones para el 2030 que indican que habrá un gran descenso de las muertes por enfermedades transmisibles, entre ellas el sida, la tuberculosis y la malaria.

Sin embargo, se prevé un incremento del 28% de los fallecimientos globales debidos a heridas, cuya causa principal serán los accidentes de tráfico, que pasarán de los 1,3 millones de fallecimientos en 2004 a 2,4 millones en 2030. Además, el envejecimiento de la población en el ‘primer mundo’ contribuye al aumento de la incidencia de enfermedades crónicas, como el cáncer y las cardiopatías, algo que ha de ser tenido en cuenta por los servicios sanitarios y las sociedades, “para afrontar las crecientes necesidades de las personas de edad”.

Las muertes por tabaquismo se calcula que aumentarán de 5,4 millones en 2004 a 8,3 millones en 2030. Los datos actuales de la OMS muestran que el tabaco es el responsable del 80% de los casos de cáncer de pulmón, el más común de los cánceres- en los países en vías de desarrollo.

La OMS prevé que para el año 2030, las principales causas de muerte seran las enfermedades cerebrovasculares y las infecciones respiratorias, especialmente la neumonía.

Read Full Post »

¡Terminar con el hambre severa infantil solo cuesta 3.000 millones de euros!

A manera de reflexión

Hoy 16 de octubre, día Mundial de la Alimentación contemplamos llenos de incertidumbre el futuro de muchos pueblos y naciones, también con indignación ante la conducta de los gobiernos de los países ricos que han sido incapaces de asumir los compromisos contraídos por sus gobernantes. En los últimos días, numerosos periódicos españoles e internacionales se han hecho eco de las diferentes actividades programadas a lo largo de toda la semana por todo el mundo. Sin embargo, hay un titular que se repite en todos los medios, “el problema del hambre en el mundo empeora en lugar de mejorar, las cifras hablan por si mismas ya son 923 millones las personas que pasan hambre en el Planeta”.

Se trata de un fracaso con mayúsculas de la Comunidad Internacional que había declarado “la guerra de los alimentos” y había situado la erradicación del hambre en las agendas internacionales, como una última oportunidad para acercarse al primer Objetivo de Desarrollo del Milenio. Hoy, a pesar de la importancia de la celebración parece que muchos gobernantes tienen “amnesia” y sus promesas siguen sin cumplirse cuando tan solo han transcurrido unos meses después de la Cumbre de la FAO en Roma o la del G-8 en Japón. Según denuncian varias ONG españolas en cuanto, al “llamado Partenariado Mundial para la Agricultura y la Alimentación iniciativa lanzada por Nicolás Sarkozy todavía no ha dado ningún fruto y los 500 millones de euros prometidos por el Gobierno español no aparecen por ningún lado.”

Hace unos días, ha informado la ONG Acción contra el Hambre durante la presentación del informe El hambre estacional, elaborado por el Observatorio del Hambre que, “los 19 millones de niños que padecen desnutrición aguda severa en el mundo podrían recuperar la salud si fueran invertidos 3.000 millones de euros en un tratamiento de emergencia personalizado”. Esta cantidad es 300 veces inferior a la cantidad que ha destinado la Unión Europea para el rescate del sistema financiero.

Según la opinión de expertos de numerosas “ONG, los datos del Banco Mundial y del Programa Mundial de Alimentos todos alertan de que entre 100 y 130 millones más de personas caerán en la pobreza sólo durante 2008.” Lo paradójico de esta situación es que de esa cifra, 75 millones pasarán a engrosar las filas de aquellos que pasan hambre en un momento en que la producción mundial de alimentos bastaría para que nadie sufriera por su carencia”. También el hecho de que un número considerable de las personas que pasan hambre en el mundo son agricultores empobrecidos, con reducidas cosechas, con difícil acceso a semillas de calidad, fertilizantes y materiales de labranza.

Read Full Post »