Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Comunidad Internacional’

INFORME ANUAL DE LA FAO

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha divulgado esta semana desde su sede en Roma su informe anual para 2008. El informe se titula “El estado de la inseguridad alimentaría en el mundo en 2008”.

Entre los hallazgos mas significativos del informe de este año destaca que, “la cifra de personas que son víctimas del hambre alcanza ya los 963 millones, lo que supone un aumento de 40 millones de personas respecto a 2007”. Según el informe, “la gran mayoría de las personas desnutridas en el mundo, 907 millones, vive en países en desarrollo”. El 65% de ellas se concentra en siete países: la India, China, la República Democrática del Congo, Bangladesh, Indonesia, Pakistán y Etiopía.

Por continentes, Asia que es el continente más poblado, es también el más afectado, pues allí viven cerca de 600 millones de hambrientos, que representan casi dos tercios del total. El resto de se encuentran en el África subsahariana en donde una de cada tres personas (aproximadamente unos 240 millones) sufre de desnutrición crónica.

Tal y como había señalado en mi post del pasado 26 de noviembre titulado, “El número de hambrientos en América Latina ha aumentado seis millones en sólo dos años”  la situación en Latinoamérica y el Caribe se ha agravado debido a la crisis de los precios de los alimentos. La región que había conseguido buenos resultados en su lucha de reducir el hambre, ha visto como ha vuelto aumentar el número de personas hambrientas, se calcula que el número supera los 50 millones.

Disparidad en las cifras
Según explica el propio informe hay disparidad en los resultados, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América utilizando una metodología diferente estima que “el efecto de los precios elevados de los alimentos ha generado un aumento de 133 millones de personas subnutridas en los 70 países analizados. Una distinción importante entre los dos enfoques para la estimación del hambre se refiere a la forma en que se calcula la desigualdad en la distribución de alimentos disponibles para el consumo humano. A diferencia de la FAO, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América utiliza un punto límite más elevado (y constante) para determinar el umbral del hambre; así, emplea un valor de 2 100 kilocalorías por persona y día, mientras que los valores de la FAO dependen de la distribución por edades y sexo en cada país, y oscilan normalmente entre las 1 600 y las 2 000 kilocalorías por persona y día.”

Las consecuencias de estas discrepancias en cuanto a la manera, en que se realizan las estimaciones son muy serias, pues si seguimos el criterio de los estadounidenses significa que la FAO, establece un número muy bajo en sus estimaciones. Por lo tanto, las cifras del incremento de personas que pasan hambre y las cifras totales son mucho más altas.

Un futuro sombrío
El informe tiene un tono bastante pesimista por que según la FAO, la situación va a empeorar por la crisis económica. Según el director general de la FAO, Jacques Diouf, el compromiso asumido en 1996 para reducir las cifras de personas hambrientas en el mundo a la mitad en 2015 corre el riesgo de “no poder realizarse antes de 2150″.

La situación es tan crítica que ya no se trata de que los precios de los alimentos bajen, se trata de hacer una reforma total que permite enmendar los “errores estratégicos” en el modelo en que se ha estado brindando la cooperación al desarrollo que no ha resuelto la crisis alimentaria en muchos países. Ahora más que nunca resulta necesario que se invierta más en un modelo que potencie la agricultura; que entregue semillas de calidad y fertilizantes de manera directa a los agricultores, que se construyan canales y sistemas de irrigación y de agua potable con el fin de aumentar la productividad. Sobre todo que también las decisiones y soluciones estén en manos de los agricultores y no solo en los despachos de los políticos locales, de las ONG o los burócratas de las organizaciones internacionales.

Aceptar el desafío
La FAO cree “firmemente que una inversión agrícola renovada que se centre en el desarrollo de los pequeños agricultores y el medio rural transformará la agricultura en un sector económico dinámico, y tendrá efectos positivos en la reducción de la pobreza. Para tener éxito, el aumento de la productividad agrícola debe ir acompañado de un aumento de la inversión en el desarrollo de mercados locales y regionales, así como de ajustes completos de las prácticas que distorsionan el comercio. Al mismo tiempo, tienen que adoptarse modelos sostenibles de producción agrícola con el fin de asegurar que las nuevas soluciones sean coherentes con las necesidades medioambientales a largo plazo”.

El liderazgo tiene “que desempeñar una función fundamental en cualquier respuesta de ámbito mundial. Los gobiernos nacionales deberían tomar la iniciativa, aunque necesitarán un apoyo y una cooperación más intensos por parte del sector privado, la sociedad civil, la comunidad humanitaria y el sistema internacional. Las implicaciones financieras relacionadas con la crisis y la respuesta son enormes, y requerirán importantes compromisos políticos y financieros de todas las partes interesadas. Las necesidades esenciales superan con amplitud la respuesta vista hasta ahora. El aumento de las asignaciones debería complementar los actuales niveles de financiación y no desviar los recursos lejos de otros importantes sectores sociales necesarios para cumplir los ODM, como la educación y la sanidad. Estas medidas y resultados sólo pueden lograrse a través de la colaboración en todos los niveles. La FAO seguirá prestando dirección y coordinación en este sentido, y continuará ayudando a los gobiernos nacionales y las comunidades afectadas para abordar lo que constituye un verdadero desafío mundial.”  (1)

——————————-

1- Tomado de las conclusiones del informe  “El estado de la inseguridad alimentaría en el mundo en 2008”, FAO (Roma), 2008, pagina 44.

Read Full Post »

Se cumplen 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

El miércoles 10 de diciembre se cumplirán 60 años de la aprobación de la Declaración Universal de los Derecho Humanos por parte de la Asamblea General de la Naciones Unidas. Los orígenes de esta trascendental iniciativa se remontan al proyecto social de la ONU, cuando en virtud de lo establecido por el artículo 68 de la Carta de las Naciones Unidas les fue encomendado a los 18 miembros de la Comisión de Derechos Humanos la elaboración de una serie de instrumentos para la defensa de los derechos humanos.

Eleanor Roosevelt

Eleanor Roosevelt

La Comisión de Derechos Humanos creó un Comité formado por ocho miembros, bajo la presidencia de Eleanor Roosevelt, ex Primera Dama de los Estados Unidos. El resto de los integrantes fueron: René Cassin de Francia; Charles Malik del Líbano; Peng Chun Chang de China; Hernán Santa Cruz de Chile; Alexandre Bogomolov y Alexei Pavlov de la antigua Unión Soviética; Lord Dukeston y Geoffrey Wilson del Reino Unido) y William Hodgson de Australia. También fue de especial relevancia la participación de John Peters Humphrey, de Canadá, el entonces director de la División de Derechos Humanos de la ONU.

El profundo compromiso de los 8 delegados, permitió que los 60 países que componían la Asamblea General de las Naciones Unidas reunidos en el palacio de Chaillot en París votaran sus 30 artículos. Al aprobar la resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948 proclamarán su adhesión a un texto destinado a convertirse en “un ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción”.

Un futuro incierto

No obstante, la Declaración Universal de los Derechos Humanos nació en un momento crítico para la Humanidad, pues fue “aprobada bajo los peores auspicios, en medio de un mundo desangrado que recién acababa de salir de la II Guerra Mundial, y que se encontraba próximo a entrar a la Guerra Fría. Era un mundo injusto, en donde la inmensa mayoría de sus pueblos vivían sometidos al yugo del colonialismo”. Sin embargo, a pesar de ese duro escenario, este comprometido puñado de mujeres y hombres idealistas trabajaron arduamente para crear un nuevo punto de partida en el ideario de dotar a la Humanidad de unos instrumentos políticos, jurídicos y morales, los cuales le permitan al mundo de la posguerra afrontar el futuro desde una nueva perspectiva . Tan solo tres países votaron en contra del texto: la Antigua Unión Soviética, Arabia Saudita y África del Sur.

A partir de ese momento, la Convención contra el Genocidio aprobada el 9 de diciembre de 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada el 10 de diciembre; junto con la Carta de San Francisco, (el tratado fundacional de las Naciones Unidas) serán los tres pilares en que descansa esa apuesta de futuro de esa incipiente Comunidad Internacional.

Un aniversario y una reflexión sobre el futuro

Como bien señala Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda en el extenso reportaje que realiza el periódico El País para concienciarnos sobre la importancia del acontecimiento, “cuando repasamos las últimas seis décadas, es evidente que la puesta en práctica de las obligaciones relacionadas se ha quedado muy lejos de los compromisos que se adquirieron. Desgraciadamente, se puede afirmar que las deficiencias en esa puesta en práctica se han vuelto aún mayores en los últimos años. ¿Qué se puede hacer hoy en día, en vísperas del 60º aniversario de la declaración, para que el mundo se mueva en una dirección que nos ofrezca más esperanzas de avanzar en el camino de hacer realidad los derechos humanos? ¿Cómo podemos además avanzar y fijarnos nuevos compromisos para el futuro? ¿Cómo volver a reclamar el mensaje unificador de la Declaración Universal y volver a comprometernos en la labor de hacerla realidad? ¿Qué podemos hacer para conseguir que los derechos humanos formen parte de las políticas y prácticas empresariales dominantes?”

Actualmente, la Comunidad Internacional se encuentra en el dilema de definir las respuestas a cada una de estas preguntas que plantea al ex presidenta Robinson, de manera que todos los seres humanos podamos juntos recorrer un nuevo sendero que garantice la consecución de esa aspiración colectiva de la Humanidad, según ha sido recogida en el preámbulo de la declaración,“ la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

Read Full Post »


Finaliza la Conferencia de la ONU para la Financiación del Desarrollo en Doha

La Conferencia de la ONU para la Financiación del Desarrollo que se estuvo celebrando desde el pasado fin de semana en Doha ha finalizado y a juicio de varias ONG entre ellas, la Plataforma Acción por la Salud Global culmina como “una gran oportunidad perdida” y “un gran fracaso”.  El motivo por el cual han expresado su gran decepción es el hecho de que la Conferencia de Naciones Unidas sobre Financiación para el Desarrollo sólo haya “alcanzado acuerdos en pequeños asuntos relativos a cuestiones técnicas sobre los recursos financieros, en vez de comprometerse a aumentar los fondos que se necesitan para cubrir las prioridades del desarrollo.”

Según señala Frazer Goodwin de la Alianza Europea de Salud Pública y miembro de Acción por la Salud Global, una de las organizaciones que componen esta plataforma, “Los donantes se tienen que implicar mucho más en los procesos de seguimiento y mantener sus compromisos de financiación si quieren cambiar esta situación” de lo contrario cualquier accion esta encaminada al fracaso.  Como ya señalaba hace unos días, el programa de la Conferencia se ha caracterizadó por la ausencia de los principales lideres mundiales y por delegaciones de bajo perfil.  Al final, el único jefe de gobierno que asistió a la Conferencia fue Nicolás Sarkozy en calidad de presidente de turno de la Unión Europea.  El presidente francés asistió a la sesión inaugural para exponer sobre el compromiso europeo sobre ayuda, pero se marchó ese mismo día y no participó en ninguna de las negociaciones posteriores.

En opinión de las ONG, esa falta de compromiso de los países más ricos hacia los más pobres y desfavorecidos se refleja en la versión final del documento que contiene las conclusiones de la conferencia. Consideran que ” el resultado de esta Conferencia no es un mensaje potente hacia los más vulnerables de este mundo, ni tampoco es un plan de acción integral para financiar sus necesidades más esenciales como el acceso universal a atención sanitaria”.

Una oportunidad perdida

Esta conferencia, señalan, “también se han dejado a un lado otros acuerdos internacionales relacionados con la misma, como los de Accra y la Cumbre sobre Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en Nueva York”. A su juicio, las respuestas a las crisis financiera, alimentaria, energética y climática no deberían oscurecer los enormes esfuerzos que se necesitan para cumplir los ODM. “Es una tragedia que millones de personas mueran cada año por enfermedades curables y por sistemas de salud que funcionan mal”.

Según Catherine Giboin, de Médicos del Mundo-Francia y miembro de Acción por la Salud Global “en Doha se ha perdido un momento histórico para conseguir cambios importantes. Las necesidades esenciales de la gente se deben poner en el centro de la financiación para el desarrollo.”

Read Full Post »

AUSENCIA DE JEFES DE ESTADO EN LA CUMBRE DE DOHA

Durante todo este fin de semana se ha estado celebrando la Conferencia Internacional de Desarollo en Doha. Me resulta muy llamativo que hoy lunes 1 de diciembre tan solo un periódico español El Mundo publique casi de manera semi oculta, una noticia en relación a este importante evento diseñado para establecer estrategias frente a la pobreza en el mundo y velar por que se cumplan con los Objetivos del Milenio.

Viendo el bajo perfil de las delegaciones y de los dignatarios que asistieron a la Conferencia, muy atrás en el tiempo queda la muy reciente época en que todos los principales líderes mundiales corrían a este tipo de eventos en busca de una buena oportunidad para hacerse la foto de rigor y de cara a sus respectivas opiniones públicas nacionales decir “que buenos y solidarios somos”. Hasta la fecha ningún jefe de Estado ni de Gobierno parece que vaya asistir a esta cumbre por que ello hubiese implicado tener que dar cuentas de por que sus gobiernos no han cumplido las promesas de ayuda que prometieron en anteriores cumbres.

40 millones de personas serán arrastradas a la pobreza en 2009, según el Banco Mundial

La opinión generalizada entre numerosas ONG es que “la actual crisis financiera no puede ser una excusa para dejar fuera de la agenda de la Comunidad Internacional la búsqueda de soluciones a un problema tan acuciante como la de la pobreza”. Pues según datos del Banco Mundial “se estima que 40 millones de personas serán arrastradas a la pobreza en 2009 por la crisis”.

¿Hasta dónde llega el compromiso?

Las ONG piden “que los países ricos no den la espalda a los pobres por la crisis”. Por ejemplo, la Alianza Española Contra La Pobreza instó a “los líderes políticos a cumplir los acuerdos que prometieron en anteriores cumbres. La Alianza ha hecho un llamamiento a estos países para que reafirmar el compromiso de alcanzar el 0,7% de la Renta Nacional Básica para Ayuda Oficial al Desarrollo”. En este sentido, “recuerdan que una veinteava parte de la cantidad que ahora se regala a los bancos y compañías financieras con motivo de la crisis hubiera servido para hacer frente a la pobreza en el mundo y para cumplir con los Objetivos del Milenio”.

Arianne Arpa, directora de Intermón Oxfam considera que “está muy claro que ahora debemos redoblar los esfuerzos si queremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las consecuencias del cambio climático, así como la volatilidad de los precios de los alimentos y los combustibles ya están amenazando con desbaratar los avances que se habían conseguido”.

Read Full Post »

pizarraLa ONU denuncia la “indiferencia política” para el acceso de los pobres a la educación

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) presentó ayer el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2009 –titulado “Superar la desigualdad: por qué es importante la gobernanza”.

En el documento, divulgado en París y presentado simultáneamente en Ginebra (Suiza) y Santiago de Chile se constata “el fracaso de los gobiernos del mundo en la lucha contra las hondas y persistentes desigualdades que se dan en el ámbito de la educación que condena a millones de niños a vivir en la pobreza en el futuro, y disminuye sus oportunidades de educación”. Según el informe los gobiernos no han hecho lo suficiente para reducir las desigualdades en materia de educación, pese a que en el año 2000 se comprometieron a que toda la población mundial tenga acceso a la misma en 2015.

Los expertos del organismo de la ONU consideran que, de seguir la tendencia actual, en 2015 habrá al menos 30 millones de niños sin escolarizar y 700 millones de adultos analfabetos. La UNESCO destaca que la culpa de ello la tienen tanto la “indiferencia” de los gobiernos como el “fracaso” de las donaciones. A su vez, concluyen “que el acceso a la educación depende aún de “inaceptables desigualdades” que tienen que ver con la renta, el sexo, el idioma, la etnia o el lugar de residencia en un país.

La desigualdad disminuye las oportunidades de educación de millones de niños

El informe reparte responsabilidad por partes iguales y atribuye este fracaso de la Comunidad Internacional “tanto a la indiferencia política como a las políticas nacionales de educación poco enérgicas y el fracaso de los donantes de ayuda a la hora de traducir sus promesas en actos”. Según Koichiro Matsuura el Director General de la UNESCO, “cuando los sistemas financieros están en crisis, sus repercusiones son sumamente notorias y los gobiernos actúan”, pero “en cambio, cuando los sistemas de educación están en crisis, sus repercusiones son menos visibles, pero no por ello menos reales”. Destaca que “la desigualdad de oportunidades en la educación es un factor de acrecentamiento de la pobreza, el hambre y la mortalidad infantil, y mengua las perspectivas de crecimiento económico. Por eso, los gobiernos deben actuar con un mayor sentido de la urgencia”.

El informe de la UNESCO documenta “el profundo abismo” que separa a los países pobres de los ricos en lo que respecta a la igualdad de oportunidades en la educación y señala, entre otros, los siguientes hechos: “En los países en desarrollo, uno de cada tres niños (aproximadamente 193 millones de niños) ingresan en la escuela primaria con problemas de desarrollo cerebral debidos a la malnutrición y perspectivas menguadas de adquirir una buena educación. En algunas partes del Asia Meridional, el porcentaje de niños en esa situación sobrepasa el 40%.

El grado de pobreza no es el único factor de desventaja en la educación. A las niñas también se las olvida. Las disparidades entre niños y niñas en materia de escolarización siguen siendo importantes en las regiones del Asia Meridional y el África Subsahariana. También siguen teniendo un profundo arraigo otros factores de desventaja debidos al idioma, la raza, el grupo étnico y el lugar de domicilio (zona urbana / zona rural).

Los autores del informe señalan que “las circunstancias como el lugar y el medio en que nace un niño, su sexo, los recursos económicos de sus padres, el idioma que habla y el color de su piel no tienen por qué ser factores determinantes de sus oportunidades en materia de educación”.

El riesgo de no alcanzar los objetivos

En el informe anual de la UNESCO se “efectúa una evaluación minuciosa de los progresos realizados hacia la consecución de una serie de objetivos clave en el campo de la educación, a saber: la atención y educación de la primera infancia; la universalización de la enseñanza primaria; la paridad e igualdad entre los sexos; la reducción del analfabetismo; y el logro de una educación de buena calidad”. A su vez, resalta “los avances alentadores que se han registrado en algunos de los países más pobres del mundo, el informe pone en guardia contra el peligro que se corre de no alcanzar muchos objetivos –en algunos casos con márgenes de diferencia muy importantes– a no ser que se tomen medidas drásticas”.

Sin embargo, el informe señala que, a pesar de esos progresos, el mundo en general no va por buen camino para alcanzar en 2015 el objetivo internacional en materia de desarrollo consistente en universalizar la enseñanza primaria.

Según una serie de estimaciones parciales, en 2015 el número de niños sin escolarizar ascenderá como mínimo a 29 millones. Esta cifra importante está subestimada de hecho, porque en las proyecciones no se han podido incluir países afectados por conflictos como el Sudán y la República Democrática del Congo. Se prevé que en 2015 la situación será la siguiente: “Nigeria tendrá 7,6 millones de niños sin escolarizar, Pakistán 3,7 millones; Etiopía y Burkina Faso tendrán más de un millón de niños sin escolarizar. En total, habrá 12 países cada uno con más de medio millón de niños sin escolarizar”.

El buscar soluciones todas estas carencias requerirá llevar a cabo reformas muy vastas e incrementar las inversiones en el sector de la educación. Los sistemas escolares de muchos países “carecen sistemáticamente de financiación y de recursos”. Tan sólo en la región del África Subsahariana será “necesario contratar 3,8 millones de maestros adicionales, de aquí a 2015, si se quiere alcanzar la universalización de la enseñanza primaria”.

Además de estas carencias, el informe de la UNESCO analiza la situación del analfabetismo, un ámbito en el que las políticas de educación están muy rezagadas. En efecto, se “estima que en el mundo hay todavía 776 millones de adultos, es decir un 16% de la población mundial, que no saben leer ni escribir”. De esa cantidad de personas analfabetas dos tercios son mujeres. Si las tendencias actuales persisten, en “2015 nuestro planeta seguirá contando con 700 millones de adultos analfabetas. Por ello, destacan que “en 2006 (último año del que se tienen datos) había 75 millones de niños sin escolarizar, de ellos un 55% son niñas sin escolarizar. Es decir que en la próxima década puede que cambie muy poco el acceso de la mujer a la educación.

Políticas para reforzar la equidad

Los expertos tomando como punto de partida su experiencia internacional, en el informe hacen un inventario de las políticas encaminadas a remediar la extrema desigualdad. Entre esas políticas cabe mencionar: “la supresión del pago de derechos de escolaridad en la enseñanza básica; el incremento de las inversiones públicas en el sector de la educación; la creación de incentivos para escolarizar a las muchachas, así como a los niños y niñas de grupos marginados; y el reforzamiento del compromiso contraído con la mejora de la calidad de la educación”. El informe señala, en cambio, que “las políticas de descentralización han amplificado con frecuencia las desigualdades, al ahondar las diferencias que se dan en materia de financiación entre las regiones más ricas y las más pobres”.

Compromisos de ayuda: los países donantes están dando marcha atrás

En el informe se reprocha al conjunto de los países donantes de ayuda el “haber incumplido colectivamente” sus compromisos. Se estima, (calculando por lo bajo), que la ayuda necesaria para lograr la educación básica en 2015 refleja un déficit anual de unos 7.000 millones de dólares.

Estas cifras reflejan que, aunque los países donantes que acudieron a la Reunión de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio convocada por las Naciones Unidas en 2008 realizaron entusiastas declaraciones al respecto, las tendencias actuales de la ayuda están demostrando una triste realidad que adquiere tintes de farsa. Según el informe “en 2005, los donantes se comprometieron a incrementar la ayuda en 50.000 millones de dólares desde ese año hasta 2010. Los compromisos de ayuda formulados hasta la fecha indican que faltan todavía 30.000 millones de esa suma prometida, de los cuales casi la mitad corresponden al África Subsahariana.” La verdad es que “los compromisos en favor de la educación básica se hallan estancados desde 2004, lo cual pone en tela de juicio los compromisos de financiación a plazo medio”.

Los autores del informe no escatiman sus “críticas sobre la práctica de algunos países donantes, consistente en desviar los presupuestos de ayuda hacia la enseñanza superior. Mientras que algunos donantes como los Países Bajos y el Reino Unido asignan más del 60% de su ayuda a la educación a la enseñanza básica en los países de ingresos bajos, otros adoptan criterios de prioridad diferentes. Francia, por ejemplo, destina a la enseñanza básica de los países de ingresos bajos solamente un 12% de su ayuda total a la educación, y Alemania apenas un 7%. Según el informe “estos dos países dan más prioridad a la subvención de los estudios de extranjeros en sus universidades que a la ayuda a la educación básica en los países de ingresos bajos”.

El informe también urge a Estados Unidos y Japón a invertir en ayuda un porcentaje más alto de su renta nacional.

Read Full Post »